En la última década se empezó a tomar consciencia en el ámbito empresarial que el principal valor competitivo diferencial era el talento de sus empleados. Por eso, se creó una política de beneficios laborales y profesionales para ser más atractivos y retener el talento en la empresa. Estos beneficios se daban en cuatro grandes áreas: productividad, compromiso de usuario. Herramientas para tomar mejores decisiones y flexibilidad. Para ello, se sacó amplio partido a las cuatro grandes fuerzas tecnológicas que estaban en ese momento en auge y que mejoraban la actividad del empleado: Movilidad, Social, Big Data y Cloud.

Pero hoy en día, esto no es suficiente. Una empresa que aborde el despliegue del Digital Workplace, debe medir de forma continua estos dos indicadores en sus empleados digitales:

Digital Literacy y o su alfabetización digital, ya que es necesario que el empleado conozca las nuevas tecnologías, que esté familiarizado con ellas y que sepa para qué pueden servir. Es decir, conocer según el proyecto qué tecnología necesita. En definitiva, tener cultura tecnológica.

Digital Dexterity, o sea, su destreza digital. El empleado debe saber utilizar las herramientas con las que trabaja de forma ágil, y por ello, deben tomarse iniciativas para orecer formación y apoyo en estas nuevas tecnologías.

Así, la nueva generación de empleados no sólo deben tener mucho conocimientos, capacidades profesiones y una actitud proactivas, si no que deben tener herramientas que les permitan ir más allá de sus capacidades: son los Empowered Employees.

El Digital Workplace tiene una visión holística del entorno de trabajo, incluyendo acciones en cinco niveles del empleado: apps, software, servicios, dispositivos e infraestructuras. En Raona nos centramos en los tres primeros, dada nuestra experiencia en diversos clientes y sectores. Aunque pueda parecer que estamos hablando de tecnología, lo cierto es que no solo es asunto del departamento de IT. Su responsabilidad es liderar la definición de la estrategia digital, pero la visión global del Digital Workplace requiere incorporar a su desarrollo otras tres grandes áreas implicadas en el proceso de cambio corporativo: Recursos Humanos tiene que proporcionar incentivos y programas de destreza digital y la gestión del cambio. Comunicación ha de comunicar prioridades y valores, e influir en la cultura corporativa. Y Facilities tiene que crear espacios de trabajo basados en actividades y habilitados con IoT.

Estas áreas deben conocer los 5 beneficios del Digital Workplace para la empresa, dado que hay que hacer una gran inversión que vamos a recuperar a medio plazo con las nuevas capacidades de nuestros Empowered Employees y que se reciben transversalmente en las diferentes áreas de la empresa, mejorando su forma de trabajo y la colaboración entre ellas. Estos son los beneficios que nos debe aportar:

1. Work anytime, anywhere (WAA)
Los empleados pueden trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento gracias a las aplicaciones cloud o ice, en- terprise mobile apps, y el poder usar sus propias aplicaciones y dispositivos personales. El trabajador tiene total comodidad para poder trabajar en casa o desde cualquier lugar.

2. Increase employee engagement (IEE)
Los empleados están alineados con la estrategia de la empresa, se sienten integrados, motivados. Algunas tecnologías que se utilizan para potenciar este aspecto son el design thinking, consumerización, cloud acceleration, user engagement platforms y la positive user experience.

3. Boost Personal Performance (BPP)
Se mejora el rendimiento del trabajador reduciendo su tiempo en tareas rutinarias como procesar un pedido, aprobar una factura o pasar una nota de gastos. La empresa no solo proporciona al empleado las herramientas adecuadas para trabajar sino que ofrece formaciones a medida y automatización de procesos con asistentes virtuales.

4. Foster Collaboration Culture (FCC)
Usar herramientas preparadas para trabajar en equipo y com­ partir información como las team management tools, las enterprise social networks o los silo busters. Aunque exista una jerarquía dentro de la empresa, se fomenta la colaboración de forma transversal entre los diferentes departamentos de la compañía.

5. Intelligence Powered Company (IPC)
Los sistemas corporativos aceleran procesos, ofrecen información de interés y dan soporte a tareas. Por ejemplo, bots que pueden reservar salas de reuniones, el promoted search en el que la intranet ofrece contenido que puede interesar al usuario o la enterprise social graph, una gráfica de los contactos e interacciones del trabajador que le proporciona información de su interés en base a ello.